Ir al contenido principal

Entradas

Entradas destacadas

Doliéndonos la Vida

La vida y el dolor siempre han ido de la mano. Nacemos infringiendo dolor cuando atravesamos el canal del parto de nuestras madres y sufriendo dolor cuando, por primera vez, se nos llenan de aire los pulmones.   El momento del nacimiento es una experiencia durísima tanto para la madre como para el niño o la niña que estrena vida. Pero, pese a todo ese dolor por ambas partes, tendemos a idealizar ese acontecimiento, atribuyéndole una felicidad que no siempre se corresponde con lo que de verdad sienten sus protagonistas. Como el nacimiento, muchos otros acontecimientos importantes de nuestra vida están marcados por el dolor, porque estar vivo y sentir dolor parece ser una norma con escasas excepciones, al poder considerarse la vida una aventura de alto riesgo en la que cada cambio experimentado implica un esfuerzo añadido por adaptarnos a las nuevas circunstancias. Aunque no padezcamos ninguna enfermedad, constantemente sufrimos de algún tipo de dolor físico o emocional. Desde leve

Entradas más recientes

Protegiendo lo que Nos Hace Diferentes

Recriminándonos la Imperfección